Vía Crucis bíblico

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contricción

Jesús mi Señor, y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy. Propongo firmemente no volver a pecar, y confío en que por tu infinita misericordia me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna.

Amén.

Primera Estación: Jesús es condenado a muerte
Segunda estación: Jesús carga con su Cruz
Tercera estación: Jesús cae por primera vez
Cuarta estación: Jesús se encuentra con su Santísima Madre
Quinta estación: El cireneo ayuda a Jesús a llevar la cruz
Sexta estación: La verónica enjuga el rostro de Jesús
Séptima estación: Jesús cae por segunda vez
Octava estación: Jesús encuentra a las santas mujeres que lloran por él.
Novena estación: Jesús cae por tercera vez
Décima estación: Jesús es despojado de sus vestiduras y le dan a beber hiel y vinagre.
Undécima estación: Jesús es clavado en la cruz
Duodécima estación: Jesús muere en la cruz
Décimo tercera estación: Jesús es bajado de la cruz y colocado en brazos de su Santísima Madre
Última estación: Jesús es sepultado

Oración final


Primera Estación: Jesús es condenado a muerte

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

Pilatos, por miedo a los judíos, condenó a muerte a Jesús. Oh Señor, que no juxguemos a nadie y no seamos juzgados nosotros. Que no condenemos a nadie y que no seamos condenados por Dios. Amén.

Padre nuestro…

Por tu sentencia injusta – perdón Señor, piedad – si grandes son mis culpas – mayor es tu bondad.

Segunda estación: Jesús carga con su Cruz

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

"Y Jesús, llevando su cruz al hombro, subió al Monte Calvario". Oh Señor: que también nosotros aceptemos la cruz de nuestros sufrimientos de cada día, por amor tuyo y por la salvación de nuestras almas. Amén

Dios te salve María…

Por tu cruz y tus clavos – perdón Señor, piedad – si grandes son mis culpas – mayor es tu bondad.

Tercera estación: Jesús cae por primera vez

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

Había sudado sangre. Había sido azotado y coronado de espinas: Estaba en ayunas y muy débil; Oh Señor: nosotros también somos tremendamente débiles. Ayuda con tu poder nuestra gran debilidad para que no caigamos en pecados ni en vicios. Amén.

Gloria al Padre…

Por tu primer caída – perdón Señor, piedad – si grandes son mis culpas – mayor es tu bondad.

Cuarta estación: Jesús se encuentra con su Santísima Madre

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

Porque María amaba más que todas las madres, por eso ella sugría más que todas las demás al perder a su Hijo. Al ver a María con tantos sufrimientos, ¿nos quejaremos todavía de nuestras penas? Oh Madre Dolorosa enséñanos a sufrir con paciencia como tú. Amén.

Dios te salve María…

Por tu Madre Santísima – perdón Señor, piedad – si grandes son tus culpas – mayor es tu bondad.

Quinta estación: El cireneo ayuda a Jesús a llevar la cruz

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

Estava tan débil que los soldados temían que no alcanzara a llegar hasta el Calvario. Cireneo al principio ayudó obligado, pero luego se dui cuenta que era el oficio más provechoso toda su vida. Oh Jesús: haz que también nosotros ayudemos generosamente a todos los que necesitan de nuestros servicios y favores. Amén.

Padre nuestro…

Por tu agonía en el Huerto – perdón Señor, piedad – si grandes son mis culpas – mayor es tu bondad.

Sexta estación: La verónica enjuga el rostro de Jesús

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

Lo habían escupido tanto. Estaba lleno de sudor. La sangre de los puñetazos corría por su frente. Entonces la Verónica con la mejor de las toallas de su casa le seca el rostro. Y Jesús deja su retrato santísimo en aquella tela. Oh Jesús: qué bien pagas los favores que se hacen a los demás. Bendito seas. Amén.

Gloria al Padre…

Por tu pasión y muerte – perdón Señor, piedad – si grandes son mis culpas – mayor es tu bondad.

Séptima estación: Jesús cae por segunda vez

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

La Sagrada Biblia dice: "ya no parece un hombre. Parece ser un destrozado. Pero, porque se humilló hasta la muerte, por eso Dios lo glorificó más que a todos los demás". Oh Jesús manso y humilde de corazón, haz nuestro corazón semejante al tuyo. Amén.

Padre nuestro…

Por tu humildad profunda – perdón Señor, piedad – si grandes son mis culpas – mayor es tu bondad.

Octava estación: Jesús encuentra a las santas mujeres que lloran por él.

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

Jesús les dice: "No llorés por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos, porque si a Mí que no he cometido faltas, así me hace sufrir la justicia divina, cómo será a vosotros que sois tan pecadores". Oh Señor: sabemos que merecemos muchos sufrimientos por nuestros pecados. Pide al Padre Dios que no nos castigue como merecen nuestras culpas. Amén.

Padre nuestro…

Por tu gran inocencia – perdón Señor, piedad – si grandes son mis culpas – mayor es tu bondad.

Novena estación: Jesús cae por tercera vez

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

"Lo vi, dice el Profeta, y estaba totalmente destrozado por nuestros pecados. Los castigos que nosotros merecíamos cayeron sobre él". Mil veces, bendito seas oh Cristo que has querido sufrir tanto para borrar nuestras culpas. Haz que tu pasión y muerte no sea inútil para ninguno de nosotros. Amén.

Gloria al Padre…

Por tu pasión y muerte – perdón Señor, piedad – si grandes son mis culpas – mayor es tu bondad.

Décima estación: Jesús es despojado de sus vestiduras y le dan a beber hiel y vinagre.

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

Oh Cristo: mueres como el más pobre de todos los seres. Se repartieron entre ellos tus vestiduras, y por bebida te ofrecieron hiel. Que el Padre Dios reciba tus terribles sufrimientos, por nuestras faltas, y como pago de todas las ofensas que hemos hecho. Amén.

Padre nuestro…

Por tu cruz y por tus clavos – perdón Señor, piedad – si grandes son mis culpas, mayor es tu bondad.

Undécima estación: Jesús es clavado en la cruz

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

Le dijoel Profeta: "Han taladrado mis manos y mis pies y se pueden contar todos mis huesos". Y lo dijiste tú, oh Cristo: "Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos". Gracias Señor. Enséñanos a sufrir como Tú: con paciencia y ofreciendo todo a Dios. Amén.

Dios te Salve María…

Por tu paciencia inmensa – perdón Señor, piedad – si grandes son mis culpas – mayor es tu bondad.

Duodécima estación: Jesús muere en la cruz

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

Mientras agonizaba en medio de los más atroces sufrimientos, Jesús decía: "Padre: perdónalos porque no saben los que hacen. Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? – Todo está consumado". Y a las tres de la tarde, dando un gran grito: "Padre, en tus manos encomiento mi espíritu". Inclinó la cabeza y expiró. Oh Padre Celestial: recibe la Pasión y Muerte de tu amado Hijo, y su preciosa Sangre por el pedón de los pecados de todos nosotros y de todo el mundo. Amén.

Gloria al Padre…

Por tu Pasión y Muerte – perdón Señor, piedad – si grandes son mis culpas – mayor es tu bondad.

Décimo tercera estación: Jesús es bajado de la cruz y colocado en brazos de su Santísima Madre

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

Jamás ha existido hijo alguno a quien su madre amara tanto como amaba María a su Hijo Jesucristo. Por eso el dolor de María al morir Jesús fue el dolor más grande que ha existido.

Ea oh Madre, de amor copiosa fuente
haz que al llorar contigo experimente
de tu pena el poder
Haz que en amor se encienda el pecho frío
Para que amando a Cristo dueño mío
le puede complacer.

Amén.

Dios te Salve María…

Última estación: Jesús es sepultado

M: Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos.
T: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Alabada sea la pasión de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre.

Señor Jesús: Tú no te quedarás siempre en el sepulcro. Resucitarás para nunca más morir. Te felicitamos por tu gran triunfo y te rogamos que también nosotros todos seamos un día resucitados por ti y llevados a la gloria del cielo a cantas las alabanzas de Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Gloria al Padre…

Por tus sagradas llagas – perdón Señor, piedad –si grandes son mis culpas– mayor es tu bondad.

Oración final

Según la intención de S.S. Juan Pablo II para ganar las indulgencias concedidas a los que hacen el Vía Crucis:

Padre nuestro, Avemaría, Gloria.

Por la conversión de los pecadores

Dios te Salve Reina y Madre…


En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.